Clasicosis

Cine Clásico: 'Gentleman Jim' Historia de un boxeador.

- Los Corbett están peleando de nuevo.

Ficha: Gentleman Jim.

Hoy volvemos a un género que me encanta, al drama deportivo, donde el espíritu de superación siempre está presente. Pero además estamos ante una historia biográfica, ya que en 'Gentleman Jim' (Idem, 1942) nos centramos en la vida de un boxeador estadounidense y en su camino hasta lo más alto de este deporte, un camino que nunca es sencillo de recorrer.

Debido a que el boxeo es un considerado una empresa ilegal y de mala fama en 1880 San Francisco, los miembros ricos e influyentes del prestigioso club Olympic Club actúan para hacer del deporte algo más "caballeroso". Patrocinan a un temerario y extrovertido joven empleado de banco llamado Jim Corbett (Errol Flynn), que rápidamente se convierte en un luchador consumado bajo las nuevas reglas del marqués de Queensbury. A pesar de su éxito, el joven irlandés-americano de pretensiones sociales y de manera jactanciosa pronto se encuentra con la antipatía de sus benefactores, que conspiran para dar a su engreídos protegido una lección. A pesar de esto, su juego de piernas deslumbrante innovador le ayudan a superar una sucesión de hombres grandes y fuertes.

El film está basado en la autobiografía de James J. Corbett, así que conocemos su versión de la historia, es el problema de las historias de esta clase, que no podemos estar al cien por cien seguros que lo que veamos sea la realidad absoluta. Pero si dejamos a un lado esto, la cinta fue dirigida por uno de los grandes del cine, Raoul Walsh. La película resulta ser un gran entretenimiento, porque además de ser una historia muy dinámica con unos personajes muy pintorescos, tiene mucha comedia, todo ello debido al carácter del joven boxeador, quien es muy dicharachero, extrovertido y, a veces, parece que puede conseguir todo lo que desea con su comportamiento poco sutil. Además, el film nos muestra las diferencias de clases, debido a la existencia de un club donde se reúnen los miembros más prolíficos de la sociedad, así cuando el protagonista se convierte en miembro y su familia y amigos empiezan a rondar el club se puede apreciar los roces que existen entre varios niveles sociales.

Errol Flynn fue un auténtico genio y figura, y en esta ocasión lo volvió a demostrar con uno de sus grandes papeles, su simpatía es clave para poder meterse en un papel como este. Además, el protagonizó todas las escenas de lucha y tras sufrir un ataque al corazón, cuando se recuperó, volvió y siguió realizando sus escenas de lucha. Alexis Smith interpreta a un personaje con gran importancia, ya que gracias a ella el joven boxeador puede llegar a lo más alto, además su relación amor-odio con él es uno de los motivos de diversión de la cinta. Uno de los personajes que me encantan es el padre de Jim, interpretado de forma brillante por Alan Hale, un hombre rudo, amante del boxeo y seguidor incondicional de su hijo.

Buen film biográfico que se hace muy ameno y divertido, en parte a que tiene un reparto que está a la altura de la historia, así que es una buena recomendación para los amantes del boxeo para conocer como era el deporte en sus inicios.