Clasicosis

Cine clásico: ‘Capitán Blood’ Pirata por injusticias.

-Como debe de ser el que se sienta en el trono, para dejar que un hombre como vos imparta su justicia.

Ficha: El Capitán Blood.

En nuestro mes de agosto dedicado a los piratas, no podía faltar esta película, que no se si será la mejor, pero tengo claro que es una de las más famosas. Y es que además de contar con una historia llena de aventuras, tiene a uno de los actores más aventureros de la historia, Errol Flynn, y que contó con una de sus acompañantes secundarias más asiduas, Olivia de Havilland, ambos formaron pareja en varias películas, y poseían una química genial, por lo menos en la pantalla.

En 1685 en Inglaterra, el Dr. Blood es requerido para atender un paciente, que luchaba en el bando contrario al del rey. Mientras estaba curando, vienen a detener al herido, y por estar atendiéndolo, es detenido él también por traición. Tras ser juzgado, es llevado como esclavo con el resto de detenidos. Por su condición de doctor, le son concedidas una serie de privilegios, mientras trata al gobernador de gota. Así logra ser el líder de todos los presos, y mientras una revuelta, logran escapar y hacerse con un barco, a partir de entonces se dedican a la piratería, con una serie de normas, y será temidos por todos lo mares, y el Capitán Blood se hará famoso por todo el mundo y temido por los nobles ingleses.

El papel de Errol Flynn en el papel del Capitán Blood, fue su primer papel protagonista, y posiblemente, el que lo catapultó hacía la fama y le sirvió, para convertirse en el rey del género de aventuras. Flynn interpreta de forma magistral al pirata protagonista, desbordando carisma y poderío físico en todo el film. Además, como dije antes, lo acompañó en la interpretación Olivia de Havilland, esta fue la primera vez que aparecieron juntos, ella interpretaba a la sobrina del Coronel Bishop, que desde el primer momento hay un flechazo entre ambos protagonistas, salvándose la vida mutuamente más de una vez. Otro actor a destacar es Basil Rathbone, para mí, el autentico y único Sherlock Holmes, pero que esta vez interpreta al Capitán Levasseur, otro de los piratas más temidos, pero con menos escrúpulos que el Capitán Blood. Rathbone nos deleita con una gran interpretación, que nos muestra su lado más oscuro, dando vida a un medio villano. Además, él y Flynn nos regalan un duelo mágnifico.

La película es una producción del año 1935, pero solo lo parece por estar rodada en blanco y negro, ya que creo que en la actualidad no sería viable, al menos si se quiere que el público vaya en masa al cine. Lo que quería decir, es que Michael Curtiz realiza un gran trabajo en la dirección, donde durante el film utiliza de forma espectacular las sombras y las luces, pero donde se la verdadera genialidad de su dirección, es en las escenas de lucha, sobre todo en las que los barcos se enfrentan unos con otros, es algo que la primera vez que la vi, joven yo, no me percaté, pero son escenas realmente espectaculares, que bien podrían haber sido filmada en la actualidad.

El Capitán Blood es una obra imprescindible en el género de aventuras, aunque creo que todo amante del cine y del género habrá visto, ya que esto no es algo que haya descubierto yo en este momento. Yo me despido del género de aventuras piratas por este mes, no se si en lo poco de mes que queda en la semana que viene, mi compañera nos deleitará con otra película maravillosa de ver.