Clasicosis

Cine Clásico: 'La escalera de caracol' ¿Hitchcock no lo hubiera hecho mejor?

-¿Imagina quién puede haber sido, agente?

-Sí, el mismo que cometió el primer crimen. El mismo que cometió el segundo. Pero no sé quién es. Alguien de la ciudad a quien conocemos. Alguien que vemos todos los días. Podría ser yo. Podría ser usted.

Ficha: La escalera de caracol.

Cuando una película tiene como frase promocional "Hitchcock no lo hubiera hecho mejor", llama un poco la atención, o por lo menos a mí, que soy un fanático del maestro del suspense. Puede que la afirmación sea cierta o no, pero hay que admitir que es una gran frase para atraer al público, el utilizar el nombre de uno de los grandes directores del género de intriga. Aunque puede ser un arma de doble filo, ya que pude crear unas expectativas muy superiores a lo que puede ofrecer el film.

Helen (Dorothy McGuire) es una joven muda que vive en una gran mansión, donde trabaja como criada para una anciana enferma (Ethel Barrymore). Mientras, el vecindario está aterrorizado por un asesino en serie que se está cobrando victima tras víctima, todas ellas son mujeres jóvenes. Así la enferma anciana se empieza a preocupar por Helen, ya que tiene el presentimiento de que puede ser asesinada.

El film fue dirigido por Robert Siodmak, quien supo crear el ambiente correcto para que el suspense de la historia se pudiese transmitir, algo realmente difícil cuando toda la historia se realiza en pocos escenarios, en este caso, casi toda la trama se centra en la gran mansión en la que trabaja la protagonista. Algo que realmente me gustó del aspecto del film fue su fotografía en blanco y negro, que corrió a cargo de Nicholas Musuraca. Como ocurre en estos casos, el juego de luces es de vital importancia, y este apartado esta llevado con gran maestría. Por lo demás, estamos ante una historia de esas en las que te presentan a los personajes e intuimos que el asesino está entre ellos, así que hay que adivinar tras quien se esconde.

En el aspecto interpretativo hay que destacar, sin lugar a duda a Dorothy McGuire, quien creo que tiene un trabajo realmente difícil, ya que debe transmitir sin articular palabra, pero sin sobreactuar con sus gestos. Otra actriz que tiene una labor importante es Ethel Barrymore que le ocurre totalmente lo contrario que a su compañera, debe actuar desde la cama, sin poder moverse, pero impresiona, porque tan solo con mirada es capaz de imponer su autoridad.

Es difícil responder a la pregunta que plantea el título, no podemos saber si el director británico hubiera realizado un mejor trabajo realizando este film. Pero lo que si podemos saber, es que estamos ante un buen film de intriga que consigue lo que se propone, pero quizás, para mi gusto, se queda un poco flojo en la resolución de todo.