Clasicosis

Cine Clásico: Centenario de Olivia de Havilland. Guía básica por su filmografía.

Hoy es un día bonito para los amantes de clásico. Los únicos cumpleaños que solemos celebrar son los de películas. Hoy, sin embargo, vamos a dedicarle el día a una actriz que cumple 100 años. Un aniversario así no podíamos dejarlo pasar. Olivia de Havilland es la gran actriz en la sombra.

Siempre recordada por sus ocho películas junto a Errol Flynn y a la eterna rivalidad con su hermana Joan Fontaine. Olivia de Havilland destaca más cuando alejamos el foco de ahí vemos que es una actriz con dos Oscar y unos cuantos títulos de lo más recomendables.

Afincada en París desde los años 50, el grueso de su carrera se concentra entre 1935 y 1950. Era una actriz a la que no le importaba envejecerse, afearse, despeinarse o lo que sea que exigiese su personaje. Algo no muy típico entre las actrices de su época. Un ejemplo es que Ginger Rogers rechazó "Nido de víboras" y "La vida íntima de Julia Norris", películas que le dieron a de Havilland una nominación y un Oscar respectivamente. Rogers declaró “parece que Olivia reconoce lo bueno cuando lo ve. Quizás Olivia debería agradecerme mi mal juicio”.

Hay ciertas curiosidades o records en torno a su persona. Ella y Joan Fontaine fueron las primeras hermanas en ganar el Oscar y las primeras en estar nominadas a la vez. A los 9 años escribió un testamento diciendo: "Lego toda mi belleza a mi hermana pequeña Joan, ya que ella no tiene ninguna". Su posterior rivalidad se palpaba en el ambiente.

Muchos actores denunciaron a Warner por obligarles a tener "periodos de suspensión", Olivia fue la primera en ganar y desde entonces se conoce como "la decisión de Havilland". Y en 1965 se convirtió en la primera mujer en presidir el Jurado del Festival de Cannes.

No es por prioridad, es por simple cronología, os dejamos aquí nuestros diez títulos indispensables para entender la carrera y la importancia de Olivia de Havilland.


"El capitán Blood" (Captain Blood, 1935)
Su primer éxito. Nacimiento de esa gran química con Errol Flynn. Cine de aventuras, piratas y duelo de espadas de muy alta calidad.


"Robin de los bosques" (The Adventures of Robin Hood,1938)
De nuevo ella, Errol y Michael Curtiz. Con este título entran directamente en la historia del cine. Obra maestra que nadie puede perderse.


"Lo que el viento se llevó" (Gone with the wind, 1939)
"Pensabe que "Lo que el viento se llevó" duraría cincon años y ha durado 70, hasta el nuevo milenio. Hay un lugar especial en mi corazón para esa película y Melanie. Ella era un personaje excepcional, una persona entrañable y por eso era feliz. Scarlett, por supuesto, no." Palabra de Olivia. Melanie le daría su primera nominación al Oscar, la única que tuvo como secundaria.


"Si no amaneciera" (Hold back the dawn, 1941)
Olivia intenta ir forjándose una carrera fuera de los éxitos que seguía cosechando con Flynn. Mitchell Leisen le da un rol con el que el espectador sufre y empatiza.


"Murieron con las botas puestas" (They died ith their boots on, 1941)
Historia bélica y de caballerías basada en hechos reales. Nada gusta más al público estadounidense que un héroe épico y Raoul Walsh sabe sacarle todo el partido.



"La vida íntima de Julia Norris" (To each his own, 1946)
De nuevo con Leisen, Olivia de Havilland consigue aquí su primer Oscar. Drama donde la guerra y la maternidad van truncando vidas.



"A través del espejo" (The dark mirror, 1946)
Doble trabajo el de Olivia a las órdenes de Robert Siodmak Interpreta a dos hermanas gemelas en este thriller noir.


"Nido de víboras" (The snake pit, 1948)
Una interpretación descomunal de una enferma mental. Uno de los mejores trabajos de la actriz y de Anatole Litvak en una cinta que se adentra en la vida de un psiquiátrico.


"La heredera" (The heiress, 1949)
William Wyler tenía una mano privilegiada para el melodrama. Aquí le brinda a Olivia un personaje lleno de complejos que acabará siendo el segundo y último Oscar para la actriz.


"Canción de cuna para un cadáver" (Hush... hush, Sweet Charlotte, 1964)
Aceptó el proyecto porque su gran amiga Bette Davis la quería. Olivia creía que la primera opción, Joan Crawford, habría estado mejor. Sin embargo, la clase con la que se pasea por esta película no se la habíamos visto nunca.