Clasicosis

Artículos

Personajes eternos: Michaleen Flynn (El hombre tranquilo)

Sean Thornton: ¿Es de verdad o estoy soñando?
Michaeleen Flynn: Es muchísimo peor, sin duda es un espejismo provocado por la sed.

Y seguimos presentando nuevas secciones, la de hoy es “Personajes eternos” y en ella vamos a presentar a personajes de película que por alguna razón se han convertido en inmortales, puede que sean protagonistas o no, es no importa, lo que importa es que su aportación se haya quedado grabada en nuestra memoria.

El primer personaje elegido ha sido “Michaleen Oge Flynn”, interpretado por Barry Fitzgerald. Si habéis visto “El hombre tranquilo” (The quiet man, 1952) seguro que le recordáis. Michaleen es el primer habitante de Innisfree que conocemos, aparece en la estación de tren, coge en el equipaje de Sean Thornton (John Wayne) y se dirige hacia su carruaje. Desde este instante él será quien se encargue de guiarle, de presentarle a la gente del pueblo, de ponerle en antecedentes, etc.

Podríamos decir que Michaleen es el Sancho Panza de Thornton, su fiel escudero, y aunque vea escandaloso o pecaminoso alguno de sus comportamientos lo dirá, protestará, pero no se separará de su lado, le defenderá siempre que sea necesario.

“El hombre tranquilo” nos presenta la vida de un pequeño pueblo irlandés. El encanto que desprende hace que nos entren ganas de irnos a vivir allí, y parte importante de este encanto reside en sus vecinos. Pero sin duda alguna, este personaje es el que destaca por encima del resto, se hace querer desde el principio, ese aire entrañable y bondadoso que proyecta nos llega. El hecho de ser un borracho nos enternece y le perdonamos todo, Michaleen es buena gente, y eso se percibe desde el primer momento.

También es verdad que este hombre vale tanto para un roto como para un descosido, es decir, le podemos ver como vigilante de una pareja de novios en su primera cita como llevando las apuestas de cualquier evento que surja en el pueblo o ayudando con la mudanza de Thorton. Eso sí, cada rato libre que tenga ya sabemos donde le podemos encontrar, en el pub.

Pero a parte de todo esto, la labor de este personaje en el film va mucho más allá. Él es el encargado de mostrar al espectador las diferencias entre los irlandeses y el emigrante retornado. La película parte de los problemas que encuentra un hombre cuando vuelve a Irlanda, país que abandonó de niño, y a través de Michaleen descubriremos que es aceptable u ordinario y que no. Gracias a él sabremos que un simple saco de dormir es visto como un objeto de otro planeta o que no se puede ir por el mundo cogiendo agua bendita con la mano y ofreciéndosela a alguien. Todas estas pequeñas pistas son las que nos ayudan a los que no hemos vivido en esa época a apreciar esta grandísima película.

Si yo tuviera que elegir un escudero me quedaría con él. Tendrás grandes ratos asegurados, una persona al lado más que fiel y con lo que me recuerda a un pequeño “leprechaun”, ¿quién podría no querer a Michaleen Flynn? De hecho hasta me atrevería a lanzar otra pregunta, ¿“El hombre tranquilo” sería la obra maestra que es si este personaje no estuviera en la película? Ahí os queda eso…