Clasicosis


Notice: Trying to get property of non-object in /home/clasicos/www/components/com_content/router.php on line 49
Artículos

Cine clásico: ‘West Side Story’ 50 años enamorando.

-¡Ahora yo también puedo matar porque he aprendido a odiar!

Ficha: West Side Story.

Menos mal que tengo una compañera atenta que recuerda fechas claves de cine, y encima que me cede el honor de hablar de esta película, que esta semana ha cumplido nada más y nada menos que 50 años desde su estreno. Y es algo que le agradezco a mi compañera Bel Kendall, ya que soy un gran amante del cine musical, y estamos ante una de las obras claves de este género en la historia del cine.

Y es que hablar de cine clásico y no hacer menciones a uno de los géneros que dominaron una época dorada en Hollywood, sería un pecado, aunque ya hemos nombrados algunas obras, como Siete novias para siete hermanos o hablado de parejas que se movían al ritmo de la música.

El cine musical adquirió la fama, como no podría ser de otra manera, cuando apareció el cine sonoro, y tras la gran depresión de 1929, se convirtió en una de las formas de escape del pueblo, ya que podían ver películas divertidas en las que todo salía bien, y así hacer olvidar sus miserias. Primero en blanco y negro, y luego en color, el cine musical fue evolucionando durante décadas, hasta que se exploto de una manera espectacular, y cuando parecía que el género estaba muriendo a finales de los años 50, en 1961 aparece una obra que intento por un momento resucitarlo, esta fue West Side Story, un film nuevo, fresco y con multitud de características que hizo enloquecer a público y crítica, y solo hay que ver la cantidad de premios que cosechó.

Cuando he dicho antes que el film es nuevo, no me refería a la historia, ya que es una de las historias románticas más de la historia, se trata de Romeo y Julieta, pero en vez de Capuletos y Montescos, tenemos dos bandas rivales de New York, los Jets y los Sharks, estos últimos son inmigrantes puertorriqueños, y ambas bandas luchan por el poseer más territorio. Pero el día en que se encuentran María (Natalie Wood), una puertorriqueña, y Tony (Richard Beymer), un ex miembro de los Jets, habrá un flechazo a primera vista, pero ambos saben que su amor es peligroso por pertenecer a mundos distintos, aunque lucharan para que la cosa pueda funcionar.

Si todo es tan normal hasta ahora, ¿qué hizo tan grande a la película? Pues para mí, tiene dos nombres que la califican bien Robert Wise y Jerome Robbins. Ambos directores del film, el primero se ocupo de los aspectos más técnicos y el segundo de los momentos musicales, era un gran coreógrafo. La película contiene una estética única, en la que los escenarios retratando las calles de New York están cuidadísimos al mínimo detalle, siempre jugando con la luces y los colores para transmitir el estado de ánimo concreto que la escena quiere transmitir, este mérito se lo podemos conceder a su director de fotografía, Daniel L. Fapp.

El film no es solo una historia de amor vista un millar veces, también retrata de un forma muy original el tema de diversidad social en las calles, y como en algunos casos se recurría a la violencia. Pero en un musical como este la violencia también esta cuidada hasta el mínimo detalles y desde el principio veremos como serán los encuentros entre las bandas rivales, a ritmo de música y con coreografías bien ensambladas. Wise, se aseguró de que la cámara fuese un bailarín más, mientras que Robbins, una persona muy estricta, llegó hasta el cansancio absoluto los ensayos de los números musicales, para que todo estuviese perfecto.

Pocos proyectos en la historia se pueden sentir tan orgullosos de poseer un reparto como el que tuvo West Side Story. A pesar de que no soy muy fan de Richard Beymer, que quizás es al que veo más flojito en su intepretación y actitud, se compensa con la estupenda Natalie Wood, que además de irradiar belleza en cada paso que da, está espectacular y deslumbra con todo su encanto.

Pero, para mí, los que verdaderamente destacan son los secundarios, el genial y simpático, Russ Tamblyn, por parte de los Jets, un actor de musicales. Pero los que resultaron premiados en los Oscars como secundarios, fueron los actores que interpretaban a los puertorriqueños Bernardo y Rita, George Chakiris y Rita Moreno, sobre todo ella me encanta, con ese desparpajo con el que interpreta su papel.

En la ceremonia de los Oscars de ese año, consiguió lazarse con diez estatuillas, se situa tras las tres películas que consiguieron once, con esto quiero decir, que si se llevó tantos premios, además merecidos, ya que hay alguna con estas cantidades que no los merecían todos, este es un film obligatorio de ver, tanto para los amantes del cine como para los amantes de los musicales, y cuando lo hagas la primera vez, no podrás resistirte a hacerlo cada vez que puedas, y cantar o tararear, como es mi caso, en cada ocasión que lo hagas.