Clasicosis

Artículos

Cine clásico: 'El abrazo de la muerte' Las cosas que se hacen por amor.

-Cuando esto termine, cuando pase todo y estemos a salvo, solo seremos tú y yo, tú y yo... como debió ser desde el principio.

Ficha: El abrazo de la muerte.

 

Agradable sorpresa me he llevado al ver este film, que no conocía, una autentica obra de cine negro, donde se mezclan todos los factores que hicieron tan grande y famoso a este género, mafiosos, una femme fatale, un hombre arrastrado por esta y una historia con persecuciones, tiroteos y traiciones, una gran película de un género desaparecido.

A la vuelta a la ciudad de Steve Thompson (Burt Lancaster), en lo único que piensa es en buscar a la que fue su amante, Anna (Yvonne De Carlo). Esta ha hecho nuevos amigos y ahora sale con el líder mafioso del lugar. Aunque todo el mundo advierte a Steve, este no quiere escuchar a nadie, y sigue adelante su nuevo plan para conquistar a Anna, lo que le llevará a meterse en grandes problemas con Slim Dundee (Dan Duryea) y su banda.

El director, no es ningún desconocido para mí, pero no era consciente que era un trabajo suyo, él es Robert Siodmak, que también cuenta con otros buenos trabajos como 'La escalera de caracol'. En esta ocasión realiza una magnífica labor, el film está lleno de planos estupendos, de ángulos poco comunes, pero esto es lo que hace ver que una película se ha trabajado bien desde este punto de vista. Al igual, el director de fotografía Franz Planer, realiza un gran trabajo con la fotografía en blanco y negro, donde el juego con la luz y las sombras es crucial.

Quizás algo que no me ha gustado de este film, es la forma en la que está escrito, con una pequeña introducción donde nos presenta al personaje principal, para luego estar la mayor parte en un flashback contado por este. Esto, además de ser un recurso muy sencillo de utilizar, le resta suspenso o intriga al asunto importante del film, que llega a ser muy predecible. Pero todo esto es compensado, con un muy buen ritmo en la historia y un final impresionante.

Lancaster no encuentra aquí su mejor interpretación de su carrera, pero la solventa bastante bien. Su personaje es un hombre que ante todo está enamorado, y esto se le nota, pero cuando está con ella se intenta hacer el duro, algo que lo hace poco creíble. De Carlo, una actriz de segunda, realiza una interpretación bastante superficial, casi igual que se personaje, que en ningún momento llega a agradar, por su bipolaridad entre el bien o el mal. Duryea, al que pudimos ver en ‘Wichester 73’, no es muy creíble en el papel de mafioso malo y duro, por mucho que se implique en hacerlo creer, pero en determinados momentos parece demasiado blando para la fama que posee.

Pese a que parece que yo también soy bipolar, por un lado digo que me ha encantado pero por otro, solo hago sacarle fallos al film, estos son demasiado pequeños para no hacerme disfrutar de esta gran película de cine negro, que hasta hace poco era desconocida, así que si os pasaba como a mí, ya tenéis otra recomendación para entreteneros con buen cine.