Clasicosis

Artículos

Cine Clásico: 'Cortina rasgada' Tras el telón de acero.

-Para ser científico, tienes una mente poco científica.

-No soy científico, soy profesor.

Ficha: Cortina rasgada.

Seguimos un día más repasando algunas de las películas del maestro del suspense. La película de hoy, 'Cortina rasgada' (Torn Curtain, 1966), está ubicada en la última etapa del director, donde ya no realizaba un film por año, su estado de salud o el de su mujer se lo impedía, además de otros problemas, como por ejemplo, alguna dificultad para encontrar una historia que se moldeara a sus características. Lo cierto es que sus últimas cuatro películas, siendo esta una de ellas, las realizó en diez años.

Michael Amstrong (Paul Newman) es un científico norteamericano que viaja a Alemania Oriental con su novia y secretaria, Sarah Sherman (Julie Andrews). Una vez allí actúa como si fuese a desertar de su país para entregarle información a la Unión Soviética, con el único objetivo de ser él quien busque uno de los mayores secretos de esto. Justo cuando lo consigue, es descubierto, así la pareja deberá correr auténticos peligros para poder escapar y volver a su país.

Aunque pueda estar considerada como una obra menor de Alfred Hitchcock, para mí no lo es, es más, cada vez que la veo de nuevo me gusta más. En el film podemos ver muchas características del cine del director británico, donde el suspense reina por encima de todo. Así tenemos una cinta dividida en tres partes. La primera de estas está centrada en el personaje femenino, así vemos la situación desde su punto de vista, donde ella se cree que su novio de verdad está desertando y le está engañando. Esta primera parte sea, quizás, la más floja de todas, ya que aunque el film no nos lo muestre todo, el público sabe muy bien lo que va a pasar, todos sabemos las intenciones reales de Michael, por lo que conocemos la situación antes que Sarah, pudiendo hacer del ritmo del film más lento en estos primeros compases.

Pero pronto la cosa se anima, cuando se cambia de tercio, y empezamos a ver la historia desde el punto de vista del protagonista masculino. En ese momento la historia empieza a cobrar mayor ritmo y podemos ver escenas que han pasado a la historia, así Hitchcock filmó uno de los asesinatos más aparatosos, pero a la vez auténticos de la historia de cine. Esto lo hizo por el simple hecho de mostrar cuan difícil puede ser en realidad matar a una persona. En el último tercio del film, los dos protagonistas se unen, y el director nos muestra las pericias que deben realizar para poder escapar, y una vez más podemos disfrutar de grandes escenas, y momentos geniales de suspense, donde la utilización del tiempo está llevada con auténtica maestría, así vemos una serie de secuencia en un autobús, que pueden dejar al espectador si aire.

 

La primera vez que vi el film me llamó mucho la atención la pareja protagonista, nunca hubiera imaginado ver a estos dos actores en una película de Alfred Hitchcock. Pero aún así, no me desagrada ninguno de los dos. Paul Newman es un grande, y uno de mis actores predilectos, así que poco más puedo decir, creo que es una buena interpretación más en su carrera. Con Julie Andrews me ocurre que, como la tengo ubicada en una película de mi infancia, 'Mary Poppins', me cuesta ubicarla ahora en un film de espionaje tras el telón de acero.

Si alguna vez os dicen que esta es una película menor dentro de la filmografía del director británico, no hagáis caso inmediatamente, les recomiendo que la vean y juzguen por ustedes mismos, así por lo menos, creo que verán una muy buena película, que creo que esto no hay nadie que me lo pueda negar. Como siempre digo al final, la última foto nos muestra el cameo del director en el film.