Clasicosis

Artículos

Remake: ‘El hombre y el monstruo’ Vs ‘El extraño caso del Dr. Jekyll’.

-Hoy quiero hablarles de una maravilla mayor, el alma del hombre. Mi análisis de esta alma, la psiquis humana, me lleva a creer que el hombre no es realmente uno, si realmente dos.

Ficha: El hombre y el monstruo.

Ficha: El extraño caso del Dr. Jekyll.

Hoy volvemos a los remakes, algo que en la actualidad está tan de moda, pero que no es un invento de hoy en día. Hay grandes historias de la literatura clásica que se ha versionado siempre en distintas épocas, una de esas historias es la del Dr Jekyll y Mr. Hyde, escrita por Robert Louis Stevenson en 1886. No es la primera vez que una historia de dicho escritor aparece en Clasicosis, ya en nuestro ciclo veraniego de piratas, hablamos sobre ‘La isla del tesoro’.

El argumento de ambas películas es el mismo, obviamente. El Dr. Jekyll (Fedric March- Spencer Tracy) sostiene la hipótesis de que el alma del ser humano está dividida en dos, una parte buen y otra mala. Experimentando sobre sí mismo, consigue sacar a la luz su peor parte, mientras la buena está intentando casarse con su prometida (Rose Hobart-Lana Turner), la mala se siente atraída por una bailarina de una sala de variedades, Ivy Peterson (Miriam Hopkins- Ingrid Bergman) a la que termina dominando y aterrorizando.

Diez años es la diferencia entre una y otra, pero además existe de 1920, un film mudo, del cual podría haber incluido en el post, pero al final decidí escribir solo de las sonoras, además, también existen versiones más actuales, que intentaron modernizar la historia, pero que al fin y al cabo, el trasfondo sigue siendo el mismo.

Rouben Mamoulian fue el encargado de dirigir la versión de 1930, y realiza un gran trabajo, quizás con un principio casi innovador en el que la cámara ejemplifica la visión del Dr. Jekyll, al cual no conocemos hasta que se mira en un espejo. En la siguiente década, sería Victor Fleming el director del film, un director con más nombre, pero que en esta ocasión no nos ofrece su mejor trabajo, la dirección en este caso no destaca tanto en el film. Sin embargo, la fotografía es notable en ambas, el ambiente londinense, una ciudad industrializada, con sus noches llenas de niebla, un ambiente de autentico terror.

Los actores protagonistas están magníficos en ambas películas. En la primera de ellas, se le da más importancia al maquillaje, a la deformación del Dr. Jekyll, pero esto no quita, que Fedric March, nos muestre su interpretación más oscura con la locura de Mr. Hyde. Al igual que ocurre con Spencer Tracy, al que no se recurre tanto al maquillaje, quizás para no deformar el rostro de una de las grandes estrellas, pero que con su mirada nos muestra hasta donde llega la locura del personaje.

Los papeles protagonistas están igualmente genial interpretados, pero cabe destacar a Miriam Hopkins e Ingrid Bergman, las dos actrices que interpretan a Ivy Peterson, cuya evolución la muestran con maestría, de una mujer abierta, dispuesta a conquistar a cualquier hombre para obtener beneficios, a temer a Hyde y ser una persona completamente aterrorizad, que incluso se le pasa por la mente acabar con su vida.

Ambas películas son notables, pero quizás se la versión de 1930, sea la mejor adaptación de la obra de Stevenson y pese a contar con estrellas menos conocidas, es la más espectacular de las dos. Pese a todo, ambas son obras para el puro entretenimiento del espectador, y ambas consiguen su objetivo con creces.