Clasicosis

Ficha: Vive como quieras

Título: Vive como quieras.

Título original: You can’t take it with you.

Director: Frank Capra

Guion: Robert Riskin

Reparto: James Stewart

Jean Arthur

Lionel Barrymore

Edward Arnold

Mischa Auer

Ann Miller

Spring Byington

Género: Comedia.

Año: 1938

País: Estados Unidos

Lea nuestra reseña: ‘Vive como quieras’ y sé feliz sin molestar a los demás.

 

Más información: En 1938 Frank Capra era el Presidente de la “Academy of Motion Picture Arts and Sciences” y estaba teniendo varios enfrentamientos con productores y directores y parecía que estos problemas podrían perjudicar a la entrega de los Oscars. Afortunadamente todo se solucionó a tiempo y Capra se llevó el premio a mejor película y mejor director. También estuvo nominada en la categoría de mejor guion, fotografía, sonido, montaje y actriz de reparto (Spring Byington).

Está basada en la obra teatral de George S. Kaufman y Moss Hart.

Es la primera película que adapta una obra teatral ganadora del Premio Pulitzer que después acaba ganando el Oscar a mejor film.

El rodaje duró menos de dos meses.

Es el primer trabajo de Capra y Stewart. El director le eligió tras verle en “Cadete del mar” (Navy blue and Gold, 1937). También es el primer trabajo de Capra, Stewart y Jean Arthur juntos, un año después harían “Caballero sin espada” (Mr. Smith goes to Washington, 1939).

Lionel Barrymore tenía que ponerse inyecciones cada hora para sobrellevar el dolor que le daba su artritis.

Justo antes de comenzar el rodaje Barrymore se lesionó en la cadera y no podía usar las piernas por la artritis así que tuvieron que acomodar el guion para que pudiera ir con muletas.

Barrymore interpretó al abuelo de Jean Arthur pero en realidad sólo le llevaba 22 años.

Jean Arthur tenía 38 años, 8 años más que su pareja en el film James Stewart.

Ann Miller sólo tenía 15 años durante el rodaje del film. Años más tarde declaró que los pasos de ballet que tenía que hacer le resultaban muy dolorosos y que entre toma y toma se iba a llorar donde nadie la viera. James Stewart aunque no sabía el motivo le enviaba cajas de caramelos para que se sintiera mejor.